Errada comparación entre Nicolás Maduro y Nayib Bukele

Algunos medios de prensa de derecha suelen comparar a Maduro con Bukele, bajo el argumento de que ambos concentran poder y violan las normas constitucionales. Las mismas ideas repiten algunas personas de izquierda y progresistas. La comparación es incorrecta por varias razones:

1. Los rasgos individuales de quienes ocupan altos cargos políticos tienen una validez relativa. Es obvio que Maduro no posee las características de Bukele, cuya arma política es la mentira y la manipulación, pero lo realmente importante es determinar las fuerzas y los proyectos políticos que las personas representan.

2. Maduro es presidente de un país que en 1999 inició un cambio revolucionario de carácter popular, antioligárquico y antiimperialista, tras el ascenso de Hugo Chávez a la presidencia de la república. En cambio, Bukele encabeza un gobierno contrarrevolucionario, antipopular, proempresarial (en alianza con un sector de la oligarquía) y proimperialista.

3. La oligarquía venezolana perdió mucho poder político, es enemiga del proceso revolucionario y dio un Golpe de Estado en 2002, cuando puso en el poder por dos días al empresario Pedro Cardona. En El Salvador, oligarcas como Roberto Kriete, Murray Meza y otros apoyan públicamente a Bukele y coinciden con él en el intento de liquidar al FMLN y a las organizaciones populares.

4. En Venezuela se fortaleció el Estado y se redistribuyó el ingreso. Y pese a la crisis provocada por la drástica caída del precio del petróleo, entre 2014 y 2020, se aplican programas en beneficio de la población. También se impulsó una política exterior antimperialista y una transformación política y cultural en beneficio de las mayorías. En cambio, el gobierno de Bukele puso el Estado al servicio de su clan familiar y de un sector de la oligarquía, desmanteló 15 programas sociales, ataca a los gobiernos de izquierda y progresistas y distorsiona la tradición de lucha del pueblo.

5. El gobierno de Maduro respeta el marco constitucional. En 2015 acató la victoria de la oposición en las elecciones legislativas, pero la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, desacató el fallo de la Sala Constitucional de no juramentar a tres diputados elegidos con fraude comprobado. La oposición también llamó a no votar cuando Maduro convocó a una Constituyente amparado en el artículo 348 de la Constitución, que dice: “la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros…” Bukele violó el marco legal con el Golpe Parlamentario del 9 de febrero, con la sustitución del Fiscal General y de 5 magistrados de la CSJ, con la manipulación constitucional para repostularse en 2024 y con otras acciones.

6. Maduro fue elegido presidente con el 67% de los votos, en unas elecciones donde votó el 48% de la población, un porcentaje mayor al de muchos países. Pero una parte de la oposición no lo reconoce y de forma oportunista rechaza algunas elecciones (Constituyente de 2017) y participa en otras (alcaldías y gobernaciones del mismo año). Bukele ganó con el 54% en unas elecciones donde votó el 51%. Y aunque todos los partidos reconocen los resultados, el gobierno encarcela ilegalmente a opositores a través de un fiscal fraudulento.

7. La oposición venezolana domina el 80% de los periódicos y las frecuencias de radio, muchos canales de televisión y muchas redes sociales. Bukele tiene a su servicio la mayoría de canales y radios (hasta los confiscados a Saca), creó con fondos públicos un periódico al servicio del partido Nuevas Ideas, ataca y calumnia a la prensa opositora y manda a capturar a periodistas que le son incómodos.

8. Si Bukele fuera como Maduro, no hubiera roto las relaciones diplomáticas con Venezuela ni hubiera reconocido a Juan Guadió como presidente autoproclamado de ese país. Tampoco tuviera asesores venezolanos vinculados a Leopoldo López, responsable de la muerte de muchos seguidores del gobierno de Maduro.

13 de septiembre de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *