Ultima encuesta de la UCA no permite concluir la intención de voto legislativo

Aquellos que están cantando victoria o están lamentando anticipadamente derrota a partir de las láminas sobre un supuesto consolidado de intenciones de voto para las próximas elecciones del 28F, publicado recientemente por la UCA, quizás no escucharon las palabras aclaratorias del propio vicerrector de la UCA en el canal 33, quien replicó enfáticamente a Bukele acerca de su cálculo alegre para su bloque de NI-GANA. Quien hace inferencias sobre una supuesta correlación de los diferentes partidos para la próxima Asamblea Legislativa a partir (de lo que se publicó) de esta encuesta, o no sabe leer lo que la UCA publicó acerca de preferencias o intención de voto, no ha leído “la letra chiquita” o lo hace con malicia, para generar ideas falsas, dijo el Vicerrector. En efecto, las llamativas láminas que son citadas en numerosos medios de comunicación como supuestas intenciones de voto de un 65% para NI no son nada más que opiniones dentro de segmentos reducidos. Es decir, representan por ejemplo el 65% de un 44% de la muestra, lo que en realidad significa no más que un 29% del universo total de esta.  

El hecho que la UCA no haya presentado lo que se podría llamar un consolidado final de estos segmentos, calculando incluso los votos fraccionados, indica que el IUDOP está claro que el tipo de batería de preguntas realizadas en esta encuesta no permitía crear las condiciones adecuadas para que las respuestas reflejasen una “foto real de intención de voto del momento”. Lo que sí pueden reflejar es la idea que se hace el encuestado de las modalidades de votar, sin estar enfrentado al momento concreto de las famosas sábanas de fotos, que generan emociones y reacciones difícilmente medibles mediante simples preguntas.  

La UCA seguramente sabe que para acercarse de verdad a una intención de voto legislativo en un sistema de votación tan complejo como el salvadoreño es preferible invertir en la simulación de papeletas con caras, y permitir al encuestado responder con su propio puño, marcando banderas y/o caras, poder doblar la papeleta para que el encuestador no pueda enterarse de su respuesta garantizando el derecho a una “respuesta en secreto”, tal como si fuese una votación de verdad. En el IUDOP saben también que este tipo de encuestas son más costosas. Hace poco otra universidad (privada), quizá queriendo ahorrar papel, cometió el craso error metodológico de imprimir solo 5 caras de un total de 24 para querer medir la intencionalidad de voto en el departamento de San Salvador, induciendo así metodológicamente las respuestas.

No hay duda: ante la complejización del sistema electoral salvadoreño y que ha sido defendido e impulsado con mucha vehemencia también desde las academias en el afán de “volver más democrática la democracia”, pero que ha costado mucho de nuestros impuestos y de paciencia del electorado y de los ciudadanos en las JRV, es hora que también la academia se ponga metodológicamente a la altura del sistema, aunque ello implique gastar más para obtener “fotos del momento” más nítidas y menos engañosas por borrosas. 

Esas metodologías, que muy bien pueden ser combinadas con una encuesta extensa y otro tipo de preguntas permite detectar (1) la dimensión y el tipo de votos nulos por ignorancia del sistema de marcar, (2) la verdadera abstención (que lejos de ser de un 18% oscila entre 35, 40 hasta 48%), (3) la modalidad de voto (bandera o rostro), (4) el voto cruzado y (5) hasta el tipo de posiciones o el tipo de rostros que encuentran preferencia. El consolidado de una pregunta así sí nos permite hablar de “foto de intención de voto del momento”. Repito: el hecho que la UCA no haya presentado un consolidado indica que concluyó que su método de preguntas no permite reflejar una real foto de intención, a menos que se busque inducir en el ciudadano una u otra opción política.

En cambio, lo que sí mencionó claramente el Vicerrector es la tendencia de preferencias que se está observando desde el 2019 para el partido de NI:

PeríodoPreferencia NI
Agosto/sep 2019 (evaluación 100 días)46.5%
Diciembre 201931.9%
Junio 2020 (método no presencial)30%
Noviembre 202038.6%

Se observa que en el primer año hasta junio 2020 hubo una baja de más de 16 puntos, que en los últimos 3 meses hasta noviembre fue recuperada en 8 puntos, provocada por, según la UCA, la masiva repartición de paquetes alimenticios al casi el 100% de la población, de la cual más del 77% recibió más de 2 paquetes.

La cantidad de paquetes recibidos tiene relación directa y significativa, según los cruces de la medición, con la preferencia del partido NI, dato que confirma lo que la oposición muchas veces había señalado: que la inversión en los paquetes alimenticios y el diseño de una repartición al 100% de la población, indistintamente de sus necesidades económicas (mayoritariamente realizada por activistas de NI con credenciales del Gobierno y el ejército) más pretendía cazar votos potenciales que ayudar a familias necesitadas.

Sin embargo, inferir de esos 38.6% de preferencia una intención de voto del 65%, con una supuesta alta participación electoral de un 80%, eso la UCA no se atrevió a concluir, sin duda, para no perder credibilidad. No obstante, se prestó a publicar algunas láminas con columnas llamativas, posiblemente a sabiendas que más de un lector, no experto en estadísticas y lecturas sofisticadas de láminas, iba a tomarlo como FOTO DEL MOMENTO DE INTENSION DE VOTO  y difundirlo tal cual en las redes sociales o medios de comunicación. Más que uno podría percibir como maliciosa la forma de presentación de estas láminas, en la que se limitaban a leer números, sin dar las aclaraciones necesarias para no expertos, aclaraciones indispensables que el Vicerrector por fin, aunque tarde, prestó hace poco en el mencionado programa del canal 33.   10 de diciembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.