Alarmante balance del estado de emergencia y la cuarentena

El 14 de marzo, la Asamblea Legislativa aprobó el estado de emergencia, el 17 de mismo mes se reportó el primer caso de COVID-19 y el 21 el presidente Bukele decretó una cuarentena nacional para evitar los contagios por esa enfermedad. ¿Qué ha pasado desde entonces?

1. Faltan cuatro días para que termine la emergencia y el Gobierno no ha presentado el Plan de Prevención, Contención y Atención a la pandemia por COVID-19 que le ordena el decreto.

2. Este miércoles 8 de abril había 103 personas contagiadas y 6 fallecidas, lo que da una tasa de mortalidad de 5.8 por ciento, igual al promedio mundial, que está en 5.8. Esto es grave.

3. En 105 centros de contención hay 4,606 personas recluidas, muchas llevadas ahí de forma arbitraria, sin estar contagiadas ni haber tenido contacto con personas que tengan el virus, como establece la resolución 148-2020 de la Sala de lo Constitucional. El presidente Bukele y las autoridades policiales están violando la resolución de la Sala.


4. Los centros de contención más bien son centros de contagio. Incluso el Ministro de Seguridad amenazó a quienes salgan a las calles con capturarles y enviarles a dichos centros para que se contagien. Ahí la gente se mantiene hacinada, el personal de salud está en riesgo por falta de equipo seguro para trabajar y lo que impera es el miedo y la desolación.

5. El presidente Bukele provocó una ruptura de la emergencia y la cuarentena cuando pidió que 100,000 personas fueran todos los días a los bancos (durante 15 días) para cobrar los 300 dólares que el Gobierno les dará para que sobrevivan un mes. Cientos de miles de personas se abocaron a los bancos y a las oficinas del CENADE (para verificar si son beneficiarias), exponiéndose a ser contagiada o a contagiar.

6. El reparto de los 300 dólares ha sido caótico. El plan ha puesto en riesgo a decenas de miles de personas. Muchas familias que necesitan el dinero no lo recibieron por no aparecer en la lista. Y mucha gente afirma que hay familias que recibieron más de lo debido, pues les dieron los 300 dólares a varios de sus integrantes. Eso significa que ha habido una intención política en la entrega del dinero.

7. Los 300 dólares por familia deben salir de una parte de los 2 mil millones de dólares que la Asamblea Legislativa le aprobó al Gobierno en concepto de bonos o préstamos. El Gobierno no ha conseguido los dos mil millones y Bukele dijo que los 300 salen de un dinero que él consiguió. No se sabe de dónde los sacó, aunque el Ministro de Hacienda dijo que vendieron letras del tesoro en el mercado internacional, con lo cual ya elevaron a casi 1,500 millones la deuda de corto plazo, que hay que pagar en un año sin que el Gobierno tenga recurso para ello.

8. El presidente Bukele sigue infundiendo pánico en sus presentaciones de televisión y radio, donde no permite que la prensa le pregunte nada ni le cuestionen sus datos. Le insiste a la población que no salga a las calles y la amenaza con capturarla y llevarla a centros de contención, lo cual ya está haciendo. Lo que pretende con eso es fijar la idea de que si los contagios aumentan no se debe a que él lanzó a miles de personas a las calles, sino al mal comportamiento ciudadano.

9. El Gobierno sigue aislado de Centroamérica y del resto del mundo. El presidente no participó en la reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del SICA, en modalidad virtual, donde se aprobó el “Plan de Contingencia Regional del SICA Frente al COVID-19”, con un fondo de 1,900 millones. La Canciller no gestiona apoyo de Cuba, China y Rusia, que podrían enviarnos personal médico, como han hecho en otros países. También podrán donarnos insumos médicos y de protección.

10. El presidente Bukele solo anda en política electoral mientras la gente trata de sobrevivir en esta emergencia y los afectados suman cientos de miles de vendedores por cuenta propia, de micro y pequeños empresarios, de campesinos y campesinas, quienes están paralizados por no poder vender ni trabajar.

Bukele se la pasa diciendo que El Salvador es un modelo y ejemplo de gestión mundial. Sin embargo, el miércoles 8 la ONU felicitó al presidente de Guatemala por el buen manejo de la crisis en la región.

Tarde o temprano la gente verá la realidad más crudamente y sacará conclusiones políticas sobre la naturaleza proempresarial y antipopular del Gobierno de Bukele.


9 de abril de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *