Asamblea Legislativa aprueba ley que beneficia a sectores de menos recursos

La Asamblea Legislativa aprobó el pasado 9 de julio una ley que crea un Fideicomiso para la Recuperación Económica de las Empresas Salvadoreñas, la cual será muy beneficiosa para las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) y para personas que trabajan por cuenta propia en el llamado sector informal.

El Fideicomiso es un contrato mediante el cual una persona o institución le cede a otra persona o a otra institución determinados bienes o recursos monetarios, para que se utilicen en favor de un tercero. En el Fideicomiso aprobado por la Asamblea, el Ministerio de Hacienda le trasladará al Banco de Desarrollo (BANDESAL) 600 millones de dólares que serían destinados a apoyar a las MIPYMES y a cuentapropistas. Ese financiamiento se obtendría de los 1,000 millones de deuda que la Asamblea le aprobó al Ejecutivo con el decreto 640 del 5 de mayo.

Los 600 millones se invertirán de la siguiente manera:

  • 150 millones se destinarán, en calidad de subsidios, al pago de planillas de las MIPYMES que están formalizadas, o sea, que están registradas en el ISSS e inscritas como contribuyentes en el registro del IVA.
  • 350 millones se les entregarán a las MIPYMES formales en calidad de crédito.
  • 100 millones se entregarán como crédito al sector informal, que incluye a personas y empresas que no está registradas legalmente y se dedican a la actividad “comercial, producción de bienes, oferta de servicios artísticos o culturales”.

El proyecto de ley lo presentó el Órgano Ejecutivo, porque así lo establece el decreto 640, pero tenía dos importantes fallas: solo incluía a empresas formales y que ya tuvieran créditos de la banca comercial y no contemplaba mecanismos de control y transparencia en el uso de los recursos.

La Asamblea incorporó en la ley al sector informal, que podrá recibir créditos con garantía solidaria, e incluyó un mecanismo que impida que altos funcionarios del Gobierno o empresarios vinculados al presidente Bukele se apropien de los recursos. BANDESAL tendrá que publicar las políticas y normativas para el funcionamiento del Fideicomiso e informes sobre los créditos y los saldos del fondo.

En las micro y pequeñas empresas del país laboran alrededor de un millón de personas, el 60% mujeres en calidad de dueñas o empleadas. En el país también hay 800,000 personas dedicadas a las ventas informales, 53% de ellas mujeres. Todas esas personas califican para los créditos y contribuyen decisivamente con la producción y la generación de empleo.

El presidente Bukele no ha dicho si vetará o sancionará la ley. Si la veta, quedará aún más claro que no trabaja para la gente de bajos recursos. Además, mientras más se tarde la aprobación de la ley peor será la situación de las MIPYMES y los vendedores y vendedoras informales.

18 de julio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *