Confirmado, Bukele no tiene plan para la combatir la pandemia

Una noticia que ya esperábamos nos llegó ayer y no fue para nada una sorpresa, ya habíamos denunciado y señalado que Bukele y su gobierno no cuentan con plan de acción para contener la pandemia por coronavirus.

Como medio de comunicación de izquierda nuestra misión es informar veraz y oportunamente a la sociedad, ser objetivos y voz de los salvadoreños, y atendiendo a esos principios por semanas hemos señalado lo absurdo de las acciones de Bukele y sus funcionarios.

La poca o ninguna transparencia en el manejo de los recursos públicos asignados para esta emergencia ha sido uno de nuestros constantes señalamientos, también el poco interés en las personas, el irrespeto constante a los derechos humanos y los abusos de poder y el manejo sospechoso de las ayudas humanitarias.

Finalmente gracias a la renuncia del sector privado y académico del comité para el manejo de los 2000 millones de dólares aprobados por la Asamblea Legislativa para la emergencia por coronavirus, comprobamos que a Bukele le estorba la transparencia, el control ciudadano y la honestidad.

Ya es normal en la conducta de Bukele y sus funcionarios el irrespeto a las leyes, los acuerdos, los reglamentos de ejecución de los recursos públicos, también los acuerdos políticos de gobernabilidad, lo traicionero de sus ataques para quien se atreve a contratarlo, bajo su premisa de que estás conmigo o contra mí.

Tras la nota de renuncia de estos ciudadanos del comité para la ejecución de los 2000 millones de dólares, desde el gobierno iniciaron los ataques, acusándolos de que su dimisión fue porque se negaron a rendir la declaración de patrimonio personal y hasta Conan Castro, secretario privado de la presidencia, a pesar de ser abogado, omitió que los ciudadanos sin cargo o empleo en el gobierno no están obligados a rendir está declaración patrimonial.

De esta parodia podemos concluir que a Bukele le estorba la transparencia, porque en su modelo tiránico de gobierno el presidente y sus funcionarios están sobre la ley, lo que sería muy conveniente para poder manejar los recursos públicos sin control ni regulaciones, más bien dicho en buen salvadoreño, de manera corrupta y con impunidad.

La falta de plan para combatir la pandemia ya dio su resultados: 26 policías, 40 militares, 12 gestores de tráfico y un centenar de médicos y enfermeras, de lo que sabemos, contagiados de coronavirus por falta de equipos de protección, más 1000 contagios a causa de aglomeraciones propiciadas por el gobierno y más de 2000 detenciones ilegales de humildes ciudadanos, también un hospital invisible y un presidente escondido. Tristemente tuvimos razón: Bukele y su gobierno nunca tuvieron un plan para enfrentar la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *