COVID-19 y Nayib Bukele afectan la economía

Un estudio publicado recientemente por la Fundación para el Desarrollo de Centroamérica, FUDECEN, estima que este año la economía podría tener un descrecimiento de -7.2% y en el corto plazo se perderían 240,800 empleos formales.

Todos los sectores registran una fuerte caída, principalmente el comercio, restaurante, hoteles y transporte. También son muy afectados el agro y la industria, tanto la que produce para el mercado interno como la que exporta.

La crisis económica se debe a la caída de la demanda interna y externa, es decir a la baja del consumo y la inversión nacional y a la menor demanda de nuestros productos en el exterior. Las exportaciones cayeron -13% entre enero y abril.

El consumo interno se ha desplomado debido al desempleo, a la baja de salarios en muchas empresas, a la contracción de las compras públicas y a la disminución de las remesas familias, que cayeron -10% entre enero y abril. La inversión privada disminuye porque a las empresas les han bajado las ventas y las utilidades. Entre enero y abril de 2020, las importaciones de bienes intermedios y de capital disminuyeron -14.6% y -4%, respectivamente. La inversión extranjera está prácticamente paralizada y la inversión pública está casi paralizada por decisión del Gobierno.

Los grupos sociales más afectados por las crisis son los 798,000 trabajadores y trabajadoras por cuenta propia, las 950,000 personas que laboran en micros y pequeñas empresas, ya sea en calidad de dueñas o de empleadas, las 500,000 familias campesinas, cuyas situación se agrava por la Tormenta Amanda, que afecta sus cultivos y su ganado. También han tenido afectaciones los sectores medios, por el desempleo, la baja de ingresos y la incertidumbre sobre su reinserción laboral.

Pero como en toda crisis, la que estamos viviendo tiene sus ganadores: los oligarcas de ARENA que se reparten las compras públicas con los burgueses vinculados al clan empresarial, político y familiar del presidente Bukele.

El Ministro el Ministerio dice que los ingresos públicos disminuirán en 990 millones, pero eso no le crea problemas de liquidez al Gobierno, pues así como bajan los ingresos se recortan los gastos (viajes, transporte, combustibles, pago de servicios, inversión y otros). Solo en el primer trimestre del año el Gobierno redujo en 907 millones los gastos programados para dicho período.  Además, la Asamblea Legislativa le aprobó que se endeudara con 3,046 millones (48 de un préstamo de Japón y 3,000 de bonos y préstamos) y el Ministerio de Hacienda ha obtenido 976 millones, durante la Emergencia, vendiendo Letras y Certificados del Tesoro (deuda de corto plazo), que no requieren aprobación legislativa. De manera que el Gobierno tiene mucho dinero y puede conseguir más.

De los 976 millones de deuda de corto plazo, el Gobierno ha gastado 400 millones: 350 en la entrega de los 300 dólares por familia y 50 en la entrega de alimentos. Por lo tanto, al gobierno le sobran por lo menos 576 millones de los 976 que obtuvo vendiendo Letras y Certificados del Tesoro. Y como también ya dispone de los 46 millones del Gobierno de Japón y de 389 del FMI, la disponibilidad de recursos es grande: 1,011 millones

Por lo tanto, el Gobierno no puede alegar que no tiene dinero para pagar salarios, pues el monto salarial al mes es de 167 millones. Además, aunque la recaudación ha bajado, no es cero. Solo en abril, que fue un mes de mala recaudación, se obtuvieron 456 millones de IVA y renta. Y en junio se obtendrán más, cuando se haga la declaración de renta que correspondía a abril.

El Gobierno tiene dinero pero Bukele sigue diciendo que la Asamblea traba los recursos, Con esa mentira tratar de engañar a la población, hacerse la víctima y utilizar el hambre de la gente para mostrarse como un padre generoso. Bukele no está en Emergencia, sino en política electoral.

No solo la pandemia afecta la economía, sino las malas decisiones del presidente Bukele, que insiste en seguir prolongando la inactivad de las empresas, paralizó la inversión pública y retiene dinero para seguir culpando a la Asamblea de la falsa escasez de fondos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *