Cuatro pandemias nos afectan

Nuestro país es afectado por cuatro pandemias: la sanitaria, la económica, la de la corrupción pública y la de los grupos criminales. Todo ella precedido por una crisis de agua en enero pasado y un Golpe de Estado Parlamentario el 9 de febrero.

La crisis sanitaria no comenzó con la Emergencia por el COVID-19, sino con el incremento de las enfermedades prevenibles como el chikungunya, el dengue, la malaria y otras, debido a que el Gobierno le recortó 33.5 millones de dólares al presupuesto del primer nivel de atención de salud, eliminó 17 Equipos Comunitarios de Salud Familiar (ECOSF), cerró la unidad de tratamiento del zancudo, entre otras malas acciones. Dicha crisis se agravó con el problema del agua que se presentó en enero, cuando buena parte de la población del Área Metropolitana de San Salvador recibió agua contaminada. Basta mirar ese cuadro para verificar el grave deterioro del sistema de salud.

Datos comparativos de enfermedades y muertes

EventoSemana 52 año 2018Semana 52 año 2019DiferenciaAumento
Casos sospechosos de Dengue8,44327,47019,027225%
Casos sospechosos de Chikungunya38868329576%
Casos sospechosos de Zika48081733770%
Parotiditis Infecciosa2322,2892,057887%
Fallecidos por Dengue814675%
Fallecidos por Neumonía7671,02826134%
Fallecidos por Diarrea49631429%

Fuente: MINSAL. Elaboración propia a partir del Boletín Epidemiológico Semana 52, años 2018 y 2019

Cuando llegó el COVID-19, el sistema de salud ya estaba golpeado. Para colmo, el Gobierno creó centros de contención que el pueblo bautizó como centros de contagio, no estableció los protocolos a tiempo, no le dio los equipos necesarios al personal de salud y provocó un alza de los casos y los fallecimientos, sin que hasta el momento tengamos una dato preciso, pues el Gobierno habla de 27,163 personas contagiadas y 796 fallecidas pero no informa sobre las personas contagiadas y fallecidas en los hogares. De personal de salud han muerto 138, incluyendo especialistas con mucha experiencia y años de trabajo.

La pandemia económica se expresa en el desplome de la producción de bienes y servicios, que según la CEPAL será de -8-5%, la mayor caída desde el año 1981. También en el aumento del desempleo formal (73,500) e informal, la pérdida de 61.000 cotizantes en sistema de pensiones y el aumento de la pobreza, que cerrará el año en un 40% delos hogares, o sea, en l mismo nivel de 2008, borrando todos los avances obtenidos en los 10 años de Gobierno del FMLN, que bajaron la pobreza hasta el 26% de los hogares.

La pandemia de la corrupción es escandalosa. Son más de 30 los casos de corrupción en distintas dependencias del Estado, donde altos funcionarios y sus familiares hacen negocios turbios con los recursos públicos. Uno de los casos más llamativo es el del Ministerio de Salid, donde hay 15 demandas por indicios de corrupción. Los montos involucrados en el robo público superan los 500 millones de dólares. Y para tratar de ocultarlos, el presidente Bukele manipula la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública.

La pandemia de los grupos criminales se agravó por el pacto entre ellos y el Gobierno de Bulkele, quien le dio prebendas a cambio de que reduzcan los hechos delictivos y apoyen a los partidos GANA y Nuevas Ideas en las elecciones de febrero de 2021. Ese pacto significa que los grupos criminales se están fortaleciendo en los territorios que controlan.

Es obvio que las condiciones de vida del pueblo se degradan, la institucionalidad se quiebra y los recursos públicos desaparecen. Y en ese marco de decadencia, al presidente Bukele solo se le ocurre difamar y calumniar a sus opositores. En eso se la pasará durante toda su gestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *