El Gobierno tiene dinero pero roba

El Presupuesto Nacional de 2020 es de 6,426 millones de dólares. De todo ese dinero, 5,441 millones provienen de los ingresos corrientes (en su mayoría tributos) y de las contribuciones, como el FOVIAL y otras. Los 985 millones restantes provienen de desembolsos de préstamos aprobados, de donaciones y de venta de bonos.

Debido a la situación económica ocasionada por la pandemia del COVID-19, los ingresos corrientes y las contribuciones han disminuido en 398 millones, entre enero y agosto. Los otros recursos han estado entrando, pues no dependen de factores internos.

Ante la baja de los ingresos, el presidente Bukele se ha dedicado a decir que su Gobierno no tiene dinero para enfrentar las crisis sanitaria y económica. ¡Miente! La Asamblea Legislativa le aprobó endeudamiento por 3,046 millones, de los cuales ya el Gobierno ha obtenido 1,410 millones: 600 millones del BID, 389 del FMI, 20 del Banco Mundial, 46 del Gobierno de Japón y 355 de venta de bonos.

El Gobierno también obtuvo, como recursos adicionales que no requiere aprobación legislativa, 547 millones: 471 de venta de letras del tesoro (LETES), 50 del BCIE, 25 del ISSS y 1 del SICA.

En total, el Gobierno ha logrado conseguir 1,957 millones adicionales al presupuesto ordinario del año. Ese monto compensa la caída de 398 millones de ingresos y deja un saldo adicional de 1,559 millones.

De todo ese dinero, el Gobierno dice que ha utilizado 658 millones para financiar gastos de la emergencia, que incluyen lo invertido en el hospital del CIFCO, las transferencias monetarias de 300 dólares a 1,126 000 personas y las canastas de alimentos a las familias. Por lo tanto, quedan 901 millones. ¿Por qué entonces el retraso en los fondos para las alcaldías (82 millones), para las pensiones de los veteranos (68 millones) y para los adultos mayores (10 millones).

El presidente Bukele no desea que las alcaldías manejen recursos porque la mayoría son gobernadas por la oposición. Por eso también se opuso a que el FODES (el porcentaje de ingresos corrientes que el Gobierno destina a las alcaldías) subiera de 8% a 10%. Y ahora les tranca los recursos con alegatos mentirosos.

Llama la atención que Bukele tampoco quiera asegurarles las pensiones a los veteranos y a los adultos mayores, a pesar de que al Gobierno le sobra dinero. Tampoco le interesa salvar la inversión pendiente del Fomilenio II. ¿Por qué esa actitud frente a la gente más necesitada? ¿Por qué incumple un convenio con otro Estado?

Pero mientras el Gobierno les incumple a los sectores más vulnerables, sigue hundiendo la economía y provocando miles de desempleados, los altos funcionarios andan en negocios sucios y robando dinero público. Para Bukele es preferible darles prebendas a los delincuentes que resolverle a la población trabajadora y marginada.

9 de septiembre de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *