El irrespeto a la inteligencia de los salvadoreños, otra política de Estado de Bukele

Otro espejismo de los planes mediáticos de Bukele, así ha calificado el supuesto hospital más grande de Latinoamérica el Colegio Médico salvadoreño, y según denuncias del gremio, simplemente el hospital mal llamado como nuestro país, no es un hospital, sino más bien una vitrina mediática para justificar el uso de fondos públicos y el mal manejó de la pandemia por coronavirus.

Como ejemplo describen con mucho conocimiento como está organizado este mal llamado hospital:

Primero, de las 164 unidades de cuidados intensivos del pabellón Centroamericano, sólo funcionan 8, el resto es equipo en mal estado sustraído del Sistema Nacional de Salud. Las únicas 8 unidades funcionales son propiedad del Seguro Social y el personal médico está contratado por el hospital San Rafael, todo lo demás es una mentira más de Bukele y su incapaz ministro de Salud.

Además en palabras de la jefa de gabinete, Carolina Recinos, el hospital no está facultado para recibir a cualquier paciente, ya que sólo pueden ingresar los que estén autorizados por casa presidencial, a pesar que los pacientes en estado grave se atienden, sufren y mueren en los parqueos de los hospitales nacionales y del seguro Social.

Bukele también habla de una nueva cuarentena debido al incremento de los casos de coronavirus, sin embargo, los militantes del partido Nuevas Ideas realizan concentraciones sin distanciamiento social y sin restricciones de la Policía y el Ejército, como si una camiseta azul cian es un pasaporte para la impunidad.

[12:14:1

Seis funcionarios de los más cercanos a Bukele están siendo investigados por actos de corrupción durante la pandemia por coronavirus. El ministro de Agricultura y Ganadería solicita más tiempo para entregar información pública sobre las compras amañadas y distribución de fertilizantes y semillas para hacer proselitismo político.

El Congreso de los Estados Unidos Mexicanos también pidió los informes de ejecución de los 30 millones de dólares donados para reforestación y entregados hace un año, pero el ministro de Medio Ambiente argumentó que no dispone de tiempo para formular los informes.

En fin, Bukele debe pensar que nuestro pueblo es ingenuo y no percibe los indicadores de la corrupción del gobierno. Este nuevo irrespeto a nuestra inteligencia por parte de Bukele sólo lo expone y desnuda sus intenciones de concentrar el poder, ya que cree es la única forma de robar y encubrir lo robado.

No se puede tapar el sol con un dedo y ni engañar a un pueblo que sufre los efectos de la corrupción del gobierno derechista, no hay comida, tampoco hospitales y en lo único que Bukele ha logrado hacer crecer es la deuda externa y la desconfianza de otras naciones.

29 de junio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *