Gobierno muestra su rostro neoliberal

En menos de seis meses como presidente, Nayib Bukele ya mostró su rostro neoliberal, al achicar el Estado y fortalecer a la gran empresa privada. Y en proyecto de presupuesto que presentó para 2020 profundiza esa tendencia.

La esencia del neoliberalismo consiste en debilitar la esfera pública para que se fortalezcan los grupos de poder económico privados. Para ello se utilizan tres mecanismos: privatización de empresas e instituciones públicas, desregulación del mercado y reforma tributaria regresiva, en beneficio de los grandes empresarios y perjudicial para el pueblo.

Los 20 años de Gobierno de ARENA fueron un modelo de aplicación de política neoliberales. En esos años se privatizaron 26 empresas públicas (bancos, telecomunicaciones, distribución de energía eléctrica, administración de los fondos de pensiones, entre otras), se liberalizaron los precios de más de 200 productos, la tasa de interés bancaria y el tipo de cambio (previo a la dolarización) y se realizó una reforma tributaria regresiva, tras la supresión de los impuestos al patrimonio y a las exportaciones de café y azúcar, la reducción de 35% a 25% del impuesto a la renta empresarial y la aprobación de impuestos al consumo, como el IVA y otros.

Los gobiernos del FMLN paralizaron el avance del neoliberalismo, que a pesar de no tener la correlación necesaria para revertir lo hecho por ARENA (salvo la recuperación de LaGEO), detuvieron el programa neoliberal y fortalecieron la esfera pública, tras la creación de 21 empresas e instituciones de servicios del Estado (BANDESAL, Universidad en Línea, tres farmacias especializadas, Centro Nacional de Radioterapia, instituto de formación docente, entre otras), el impulso de la ley de medicamentos y el aumento de la carga tributaria de 12.7% a 17%, sobre todo por la mayor renta empresarial, que aportaba el 16% de los ingresos tributario y hoy aporta el 20%.

Los gobiernos del FMLN desarrollaron una reforma de salud ejemplar y un programa de educación que casi eliminó el analfabetismo. En 10 años de gobierno se duplicaron los establecimientos de salud y se crearon alrededor de 40 programas sociales, 14 de ellos incorporados a la Ley de Desarrollo y Protección Social. Algunos de esos programas son: pensión básica universal, ciudad mujer paquetes escolares, alimentación y salud escolar, bono escolar, vaso de leche, ayuda temporal al ingreso, agricultura familiar y atención a primera infancia. También se iniciaron programas como amanecer rural, manejo integral de desechos sólidos, un niño, una niña, una computadora, entre otros.

El Estado salvadoreño, aunque aún es débil, se fortaleció en los últimos 10 años. Y la estructura tributaria, pese a ser regresiva, aumentó cuatro puntos porcentuales en progresividad. También disminuyó la concentración del ingreso, se redujo la pobreza de 40% de los hogares en 2008 a 26.3% en 2018, la mortalidad infantil disminuyó de 23 a 9 por mil nacidos y nacidas vivas y la mortalidad materna se redujo de 49 a 28 por 100,000 partos. Esos y muchos otros logros sociales evidencian que la política social de los gobiernos del FMLN fue correcta y no siguió el patrón neoliberal, que debilita al Estado y concentra los ingresos.

El actual gobierno está volviendo a la política de ARENA. Ya cerró cinco secretarías de Estado y despidió 2,400 empleados y empleadas públicas, cerró el Programa Jóvenes con Todo y algunos ECOSF. El proyecto de Presupuesto de 2020 recorta 33.5 millones para el primer nivel de atención e salud, elimina los programas un niño, una niña, una computadora, alfabetización de jóvenes y adultos. potenciando la escuela inclusiva de tiempo pleno, agricultura familiar, acuicultura familiar en municipios de pobreza, amanecer rural, desarrollo y modernización rural y atención comunitaria. El Presupuesto reduce los recursos para los siguientes programas sociales:

  • Pensión Básica Universal. Tendría una disminución de 2.3 millones de dólares, con lo cual casi 4 mil mayores de 70 años en condición de pobreza ya no recibirían los 50 dólares mensuales.
  • Ciudad Mujer. Tendría un recorte de 1.6 millones (15%). Decenas de miles de mujeres no recibirían el apoyo en salud sexual y reproductiva, educación colectiva, atención a la violencia de género y autonomía económica.
  • Bono en educación y salud. Se le recortan 1.3 millones (6%).

Al Ministerio del Medio Ambiente se le suprime el programa de manejo integral de desechos sólidos y se le recorta casi un millón de dólares para el programa de saneamiento ambiental y seguridad hídrica. A ANDA se le recortan 13 millones de la partida de desarrollo e inversión y al subsidio al gas licuado se le quitan 9 millones.

La supresión y recorte de programas sociales golpearán la economía familiar, sobre todo de las familias de menos recursos, y contrastan con el aumento de 26.7 millones (18%) al Ministerio de Defensa. El rumbo del gobierno está claro. Le toca al pueblo detener esas políticos antipopulares del gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *