La credibilidad artificial de Bukele

Las mentiras tienen la duración que la contundente verdad les permita.

Desde mi experiencia comunicacional contemporánea no puedo ponderar cuanto ha invertido el presidente Bukele en potenciar su imagen personal de presidente moderno, fresco, enérgico, democrático y capaz. Sin embargo, la realidad de sus acciones muestran una imagen muy distinta a la de los tweets, las plumas mercenarias y los troles, la crisis del agua, el incremento de las extorsiones, la brutalidad de la policía con los jóvenes, el bajo crecimiento económico, la migración ilegal, el desempleo son el vivir diario de los salvadoreños.

Más grave, la personalidad agresiva, poco tolerante y despótica de Bukele, desnuda la verdadera cara de un potencial tirano civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *