La derecha neoliberal, privatizaciones encubiertas y más medicina amarga

Estos difíciles momentos para la sociedad salvadoreña, donde todos hemos perdido a un amigo o familiar por causa de la pandemia de coronavirus y por la negligencia del gobierno derechista de Bukele, que a pesar de múltiples resoluciones de la Corte Suprema de Justicia, amparos y sentencias para que Bukele presente un plan de acción para combatir la enfermedad y dote de equipos de protección biológica al personal médico en la primera línea de defensa, seguimos igual que hace cinco meses, más contagios, más muertos y  pobreza. Tristemente somos el país de la región con más fallecidos entre el personal médico que atienden directamente la pandemia.

Bukele no ha perdido el tiempo, y bajo la premisa de río revuelto ganancia de pescadores,  ha iniciado un proceso encubierto de privatizaciones.

El CENTA, la Lotería Nacional de Beneficencia, la planta que ensambla computadoras para el MINED, incluso el nuevo hospital CIFCO, son parte del plan privatizador, y los poco ilustrados abogados de Casa Presidencial están manejando una serie de interpretaciones jurídicas con la finalidad de justificar este nuevo robo al patrimonio del pueblo salvadoreño.

Según funcionarios honestos, preocupados por estas acciones ilegales de Bukele, también están preparando las condiciones para una segunda fase de privatizaciones después de las elecciones 2021, donde los nuevos objetivos de privatización son ANDA, la Universidad Nacional y los institutos nacionales que tienen bachillerato.

Como de ficción y con el mayor descaro el Ministerio de Medio Ambiente ha declarado confidencial la información de los estudios de impacto ambiental, para facilitar a la empresa privada hacer cualquier cosa sin conocimiento de los ciudadanos, de tal forma que la tala de los últimos bosques o la contaminación de los ríos puede hacerse sin posibilidad de una denuncia ciudadana.

Como hemos dicho Bukele representa a un nuevo tipo de derecha, la derecha sin patria, sin respeto por la democracia y sin interés por la vida.

Así podemos darnos cuenta que la falta de equipos de protección biológica para el personal médico y de seguridad no es negligencia o incapacidad, sino obedece a la falta de respeto de Bukele y sus funcionarios a la vida y la salud de los salvadoreños.

La participación de precandidatos en las elecciones internas de Nuevas Ideas vinculados a estructuras criminales, pandilleros y hasta narcotraficantes nos anunció que tipo de gobiernos municipales y diputados necesita Bukele, funcionarios corruptos que le permitan robar el patrimonio nacional a cambio de protección del gobierno para continuar cometiendo delitos impunemente.

Vienen momentos difíciles y vivir en un Estado capaz de cualquier crimen, por lo cual es indispensable luchar por defender nuestra democracia, nuestro medio ambiente y la vida de nuestras familias.

21 de julio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *