La doble moral y el populismo de Bukele

Los mensajes del presidente Bukele pidiendo disculpas por los errores en la anunciada entrega del subsidio humanitario de 300 dólares este 30 de marzo parecían sinceros, casi reales, hasta que como todo político de derecha justificó sus fallas culpando a los gobiernos de izquierda, responsabilizando al FMLN de la pobreza y la exclusión social.

En ningún momento consideró a los gobiernos de sus socios de ARENA y PCN,  que dolarizaron la economía, privatizaron la banca y las comunicaciones y robaron millones de dólares, ni tampoco mencionó que su propio gobierno, frenéticamente apoyado por GANA, suspendió todos los programas sociales que precisamente tenían por finalidad combatir la pobreza.

El colmo es que el ministro de Trabajo, Rolando Castro, cuestionado personaje vinculado a las pandillas, responsabilizó al FMLN de la protesta social generada por el hambre, la miseria y el temor. Como dice la sabiduría popular, el papel aguanta todo.

La propia gente lo desmintió con las imágenes de angustia, desesperación y los reclamos por el engaño que circularon en los medios digitales en tiempo real. Todos lo vimos, todos lo vivimos y compartimos la indignación de decenas de miles de familias.

Esperemos nuevas excusas, nuevas acusaciones y ataques, porque siempre ha sido la forma de los dictadorzuelos de turno de las derechas salvadoreñas para manipular al pueblo.

Bukele debe considerar que los Facebook live, los tweets y los ataques de sus mercenarios digitales nunca serán suficientes para callar a un pueblo que lucha por sus derechos, sobre todo, un pueblo como los salvadoreños, a quiénes ni balas ni bombas ni imperios jamás lograron callar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *