La epidemia de Bukele: la corrupción

A Bukele muchos sectores lo acusan de incompetencia, negligencia e incapacidad para gobernar, incluso señalándolo de dictadorzuelo, mientras académicos del área económica y especialistas en transparencia califican de corruptas muchas de las acciones del mandatario y su gobierno.

Estas opiniones se han construido durante este primer año de gobierno y especialmente en estos últimos meses de emergencia ante el coronavirus, cuando Bukele ha logrado la aprobación en la Asamblea Legislativa de miles de millones de dólares en deuda y se niega a rendir cuentas del uso de los dineros públicos.

Una de las primeras acciones de gobierno en junio 2019 fue el despido de funcionarios públicos de las áreas encargadas de la transparencia y acceso a la información y a los técnicos de las áreas financieras en las instituciones que más recursos administran del presupuesto del Estado.

También destituyó a los empleados administrativos de las direcciones de compras y contrataciones y finalmente suspendió de manera ilegal el acceso a la información pública, ordenando que toda solicitud de información será autorizada únicamente por la Presidencia de la República, es decir, por Bukele.

Hay otras decisiones que revelan las intenciones de Bukele de concentrar toda la información financiera y las contrataciones públicas, pero fue durante esta emergencia que amplios sectores lanzamos una alerta roja ante el manejó de casi 5,000 millones de dólares de manera centralizada por el gobierno.

Esta decisión expuso las verdaderas intenciones y la premeditación de Bukele, la versión 2.0 de Paco Flores y Antonio Saca para el control total del Estado y el chantaje y extorsión a los otros poderes de este. Así, usando el miedo y la desinformación logra imponerse y concretar sus objetivos de hacer negocios corruptos con recursos públicos en beneficio de su familia, socios y aliados de la derecha empresarial.

Afortunadamente la pandemia está llegando al pico máximo, luego disminuye el contagio y se termina la emergencia, momento cuando el presidente Bukele deberá rendir cuentas y explicar los abusos de poder, las graves violaciones a los derechos humanos y explicar el destino de los millones de dólares gastados.

Es aquí cuando a Bukele se le termina la pista y llega al punto de no retorno, pero para la sociedad es el momento de preguntamos cual será el siguiente paso y si estamos ante un nuevo autoritarismo con un dictadorzuelo y un ejército de ladrones de barba y corbata, la epidemia de la corrupción de Bukele.

13 de mayo de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *