La herramienta más importante para combatir la pandemia, la verdad

Con el incremento de contagios con coronavirus y el colapso del sistema de salud pública, muchos médicos y enfermeras han proporcionado los datos verdaderos y los registros ocultos de ciudadanos fallecidos por esta enfermedad. También incrementa el número de denuncias por el mal manejó de la pandemia, la ausencia de un plan ordenado para su contención y, sobre todo, la incapacidad de Bukele y sus funcionarios para dirigir las acciones necesarias para atender la emergencia.

En palabras de un médico salvadoreño especialista en la atención de epidemias, la verdad, la honestidad y la exactitud de la información de contagios y decesos es vital para la toma de acciones y medidas que permitan luchar con eficacia contra la pandemia. Según el especialista, la principal falla y causa del desastre socio sanitario del sistema de salud pública, se debe a que Bukele, el Ministro de Salud y los directores de los hospitales mintieron sobre los datos verdaderos de contagiados, y no pudieron explicar los contagios en un asilo de adultos mayores, un centro de protección infantil e incluso en las prisiones, lugares donde existe un aislamiento institucional.

Justo los municipios que ahora presentan más contagios por coronavirus son aquellos donde Bukele realizó concentraciones de población, donde por hambre y necesidad los salvadoreños más vulnerables acudieron para obtener una bolsa de víveres.

El especialista considera que utilizando los números o datos oficiales y con simple cálculo y proyección exponencial se puede estimar que el dato oculto de fallecidos por coronavirus es de más de 700 personas, y posiblemente los contagios superen los 15 mil casos, números nada positivos para la imagen mediática del gobierno de Bukele, quien no tendría ninguna explicación o excusa para los abusos de poder y la represión contra los ciudadanos durante su mal llamada cuarentena especial, que además de ilegal, también fue rota por el mismo Bukele y sus funcionarios para lograr ventajas políticas y buena imagen mediática entregando alimentos o repartiendo insumos agrícolas.

Este día la Corte de Cuentas de la República hizo público un primer informe donde se registran graves irregularidades en el manejo de los recursos públicos en la compra y distribución de alimentos, equipos de protección biológica, fianzas y seguros en la construcción de los nuevos hospitales para atender la emergencia.

Según la Corte de Cuentas la única respuesta del gobierno derechista de Bukele ha sido pedir prórrogas para entregar información, ya que alega que los responsables de la información están contagiados por coronavirus, sin presentar ningún comprobante, incapacidad médica o diagnóstico de los funcionarios supuestamente enfermos.

Estas justificaciones serían tan burdas como la excusa de «El perro se comió la tarea, maestra», excusa que pudiera explicar porque Bukele no culminó estudios superiores o una carrera profesional, ya que es de conocimiento público que todas las compras y contrataciones públicas se operan desde un sistema informático en línea con el ministro de Hacienda y casi cualquiera puede obtener y procesar esta información.

Las mentiras de Bukele y sus funcionarios son peligrosas. Con la inauguración improvisada del hospital CIFCO, mal llamado nuevo hospital El Salvador, Bukele anuncia con pompa la disponibilidad de más de cien unidades de cuidados intensivos y la realidad es que sólo dispone de ocho unidades de cuidados intensivos e incluso solamente se puede ingresar con el visto bueno de la Presidencia de la República, mientras en los estacionamientos de los hospitales nacionales se da atención médica acostados en el piso a los salvadoreños contagiados por coronavirus.

Bukele debe entender que cae más rápido un mentiroso que un cojo.

1 de julio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *