La tecnología, para mejorar la seguridad o reprimir al pueblo.

Mucho se ha discutido sobre la aprobación del préstamo de109 millones para seguridad.

Nayib Bukele pregona son para “mejorar” las condiciones laborales de la PNC y las Fuerzas Armadas, lo extraño es que muchos de esos millones tan necesarios, según Bukele, en realidad son para gastos en tecnología y equipos militares.

Es irónico pensar que un buque de guerra será de utilidad para combatir el crimen, sobre todo porque la realidad indica que la flota naval donada por el gobierno de EEUU, se encuentra abandonada y sin mantenimiento, que no hay ni un resultado en la lucha contra el narcotráfico desde junio2019 a la fecha, además son múltiples las denuncias de funcionarios honestos en CEPA, aduanas, puertos y aeropuertos, que aseguran complicidad de altos funcionarios del gobierno de Bukele están vinculados al tráfico de drogas.

Las grandes diferencias de información sobre delitos entre la PNC y la Fiscalía, sobre todo los datos de homicidios y desaparecidos no cuadran, algo pasa allí, algo huele mal, como dicen los especialistas en el tema, los grandes retrocesos en cuanto al derecho ciudadano al acceso a la información

Claramente indican que Bukele no tiene realmente intención de combatir la delincuencia, más bien con sus drones de última generación, su helicópteros militares y sus cámaras de video vigilancia, afila las garras de la represión, pule el mango de sus garrotes, lustrar cascos y polainas, como otros dictadores del pasado u otros tiranos del presente.

Es completamente válido la observación que ha hecho la UCA: El uso de la tecnología que pide Bukele tiene un alto peligro de violentar los derechos humanos de los salvadoreños. ¿Por qué?

Porque no existe legislación para la utilización de dicha tecnología: cámaras de videovigilancia y drones.

Por ejemplo, si un drone con cámaras especiales, térmica principalmente, hace un sobrevuelo nocturno por la casa una persona que no esté vinculado en un hecho delictivo, ¿cómo va a quedar la intimidad familiar en ese caso?

La UCA considera que si las imágenes se utilizan para otros fines distintos a la seguridad pública como por ejemplo, filtración para hacer memes, ¿cómo quedarían los derechos al honor y la imagen de estas personas?

Incluso, ya hay antecedentes en Estados Unidos y Londres donde el sistema de reconocimiento facial para “detectar” a un delincuente o criminal ha fallado, se podría promover discriminación contra personas inocentes, a través de falsas acusaciones tanto penales como sociales.

Ha habido voces profesionales, internacionales y del derecho que han dicho que no conviene militarizar el tema de la seguridad, de hecho es inconstitucional; una militarización fuerte de la seguridad, el ahondar y caminar hacia eso no es lo más conveniente. Aun así, la derecha avaló dictaminar para aprobar los 109 millones de dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *