Los Regímenes de Derechas y su irrespeto al Derecho Internacional auspiciado por el Tío Sam

Las derechas latinoamericanas a la vieja usanza, dieron recientemente un golpe de Estado en Bolivia; con el total apoyo de los halcones de la Casa Blanca en Washington, y bajo enunciados que no han podido comprobar, sobre fraudes que únicamente han sido citados por el tristemente célebre Luis Almagro, presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros miembros afines al fascismo. Esto desencadenó en un ataque a la población civil que defendía las transformaciones sociales logradas con los gobiernos de Movimiento al Socialismo (MAS) que lideró Evo Morales, y con el encarcelamiento de muchos de sus líderes.

Algunos de los funcionarios   del Gobierno de Evo, al ver la sistemática violación de Derechos Humanos emprendidos por el gobierno de Añez. Se exiliaron en la embajada de México en Bolivia, y no obstante estar esto reconocido por el Derecho Internacional y también por el Derecho Internacional Humanitario, el Régimen Boliviano mantiene un ininterrumpido asedio a la sede diplomática mexicana en aquél país.

El Gobierno mexicano denunció que desde el pasado lunes permanece el asedio policial contra su embajada en La Paz, donde se encuentran asilados nueve funcionarios del Gobierno del expresidente Evo Morales. «El Gobierno de México reitera su exigencia al Estado Plurinacional de Bolivia, para que cumpla con sus obligaciones internacionales, garantizar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas y cesar la política de hostigamiento y amedrentamiento», expresó en un comunicado.

De acuerdo con las autoridades mexicanas, el Gobierno boliviano de la presidente interina Jeanine Áñez, está llevando a cabo un «asedio policial» contra «el personal acreditado y contra las personas que se encuentran bajo la protección del Estado mexicano en ese país». El asilo es un acto de política exterior que se enmarca en el ejercicio de  soberanía de cualquier país  y es congruente con la  política de derechos humanos, incluido el que toda persona tiene derecho a solicitar asilo por motivos o delitos de carácter político. Estos argumentos son totalmente sacados del debate por la derecha golpista boliviana.

Por ello, según indicó el Canciller de México, se  «hace valer este derecho a las nueve personas que hoy se encuentran bajo la protección del Estado mexicano en los inmuebles diplomáticos de México en La Paz». Dentro de la embajada mexicana se encuentranasilados cuatro exfuncionarios sobre quienes pesan órdenes de captura, entre ellos los que fueron ministros de Presidencia Juan Ramón Quintana y Culturas Wilma Alanoca. El Gobierno mexicano recordó que estas órdenes fueron notificadas a la Embajada de México en «una fecha posterior al otorgamiento de los asilos».

Previamente y a través de un comunicado, las autoridades mexicanas pidieron al Ministerio de Asuntos Exteriores de Bolivia continuar con el procedimiento iniciado para la obtención de los salvoconductos de los asilados a fin de que puedan salir del país; y a pesar de la no extensión de esos salvoconductos,  México ha insistido en que se mantienen «los canales diplomáticos abiertos» y que la embajadora mexicana en Bolivia, Teresa Mercado, tiene «comunicación directa» con la canciller boliviana, Karen Longaric. El subsecretario mexicano para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, publicó en Twitter fotografías de la Embajada de México en La Paz, rodeada de vehículos policiales bolivianos.

Ante esas acciones, El Gobierno mexicano denunciará a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el hostigamiento de las fuerzas de seguridad a sus sedes diplomáticas en el país andino, informó el canciller, Marcelo Ebrard.  La Corte Internacional de Justicia es el principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas. Tiene su sede en el Palacio de la Paz en la Haya (Países Bajos) y se encarga de decidir las controversias jurídicas entre Estados. También emite opiniones consultivas sobre cuestiones que pueden someterle órganos o instituciones especializadas de la ONU.

Mexico en todo momento actúo con su vieja  tradición del país en materia de refugio. “Se les otorgó asilo y se les solicitó que se les confirieran salvoconductos”, dijo el canciller. Sin embargo, No fue hasta diez días después que el Gobierno “de facto” de Jeanine Áñez, continuó Ebrard, dictó órdenes de arresto hacia cuatro de los asilados en las sedes diplomáticas mexicanas. “De acuerdo al derecho internacional, lo que predomina y prevalece es el derecho de asilo” que ya se había otorgado, apuntó Ebrard.

Sin embargo, Bolivia no actuaría con esa matonería sin tener el respaldo total de la CIA y de la Casa Blanca. Ya en el pasado este país ha sido también escenario de violaciones impunes al derecho internacional, como cuando sin mediar juicio previo, y en flagrante violación al tratados internacionales, asesinó al icónico revolucionario Ernesto “El Che” Guevara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *