Más denuncias y más derrotas, una mala semana para Bukele

A pesar de las debilidades y fallas en nuestro proceso democrático, una democracia es una democracia y siempre será mejor que una dictadura o un régimen autoritario y represivo, una verdad que  hemos comprobado con todo lo vivido y padecido por los abusos de poder y las acciones represivas de Bukele durante su gobierno, principalmente en los últimos meses durante la pandemia por coronavirus y las tormentas e inundaciones.

Afortunadamente gracias al valor y determinación de los diputados de la Asamblea Legislativa, principalmente los de izquierda, quienes desde el inicio de la pandemia se opusieron a los abusos de poder de Bukele, se logró superar el veto presidencial a la Ley de Emergencia. También la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia le ordenó al presidente Bukele dotar de seguro médico al personal de salud como aprobó el Legislativo.

Parece que el sistema político democrático que tanto ha sido criticado y atacado por Bukele, se defiende y protege a los salvadoreños, derrotando las nuevas intenciones del gobierno de obligarnos a vivir un estado de excepción, perder nuestros derechos constitucionales y someternos a la voluntad absoluta del aprendiz de dictador.

También a Bukele se le acumulan las denuncias por corrupción y nepotismo; los ciudadanos y las investigaciones del periodismo libre han recolectado gran cantidad de documentos y evidencias irrefutables de los coronabisnes y robos descarados de Bukele y sus funcionarios, familiares y amigos.

Por otra parte, gobiernos como el de Alemania, académicos e instituciones internacionales que velan por los derechos humanos advierten del grave riesgo que enfrenta El Salvador debido a las acciones de Bukele y sus intenciones de violentar el estado de derecho, para gobernar de maneras totalitaria.

Definitivamente, está fue una mala semana para Bukele, dos derrotas consecutivas en sus acciones por instalar un régimen autoritario y graves señalamientos por actos de corrupción, al punto de verse obligado a destituir a uno de sus funcionarios más cercanos, por hacer negocios corruptos en medio de la crisis sanitaria y económica producto de la pandemia.

Falta mucho más: el Fiscal General de la República anunció investigaciones de oficio contra funcionarios cercanos a Bukele debido a claras evidencias de corrupción y mal manejo de los recursos públicos durante la cuarentena por coronavirus.

Esperemos que este difícil momento pase y con la confianza en que el valiente pueblo salvadoreño derrote a Bukele, como en el pasado derrotó a otros tiranos.

26 de junio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *