Más muerte por negligencia, más mentiras y más insultos, la forma de gobernar de Bukele

Algunos alcaldes de todos los partidos políticos e ideológicos denuncian que los cementerios municipales están colapsados, las cantidades de ciudadanos fallecidos por sospecha de coronavirus discrepan por mucho con los datos oficiales, y Bukele no puede mantener por más tiempo sus mentiras, no hay tecnología mediática que pueda ocultar por más tiempo la catástrofe provocada por la incapacidad del gobierno.

Encubrir el colapso del sistema hospitalario tampoco es posible, pacientes en el suelo de los estacionamientos de los hospitales nacionales y del Seguro Social, mientras los millonarios hospitales prometidos para aliviar la pandemia por coronavirus  no pueden utilizarse sin autorización presidencial y continúa el crecimiento desbordado de los contagios, justamente donde Bukele realizó concentraciones de población para buscar mantener su imagen mediática positiva y la impunidad con la que los activistas del partido oficial Nuevas Ideas están realizando actos proselitistas.

Afortunadamente los salvadoreños como sociedad siempre hemos encontrado las formas de superar los obstáculos y a pesar de Bukele y sus funcionarios, quienes no han logrado contener la pandemia por coronavirus y más bien la han empeorado, muchos gobiernos municipales y las comunidades organizadas están reactivado las estructuras de protección civil construidas durante los 10 años de gobiernos de izquierda y ante la ausencia de un plan lógico y ordenado para combatir la enfermedad desde el gobierno central, los alcaldes y las comunidades han tomado acciones concretas para luchar por la salud de la población.

Muchos de estos gobiernos municipales tienen la fortuna de contar con personal médico propio formado gracias a la solidaridad del pueblo y gobierno cubano, estos médicos han sido capaces de tomar la iniciativa y sus conocimientos en Ciencias médicas con énfasis en la prevención y están logrando victorias en la batalla contra la pandemia.

Municipios como el de Panchimalco, dirigido por un valiente y creativo alcalde, ha logrado estabilizar la curva estadística de contagios y decesos, con el apoyo de las comunidades han montado varios centros de sanitización y estrictas regulaciones sanitarias en el mercado municipal, sin utilizar ninguna medida represiva, sólo educación y solidaridad.

Otros municipios como el de Mejicanos ha instalado cuarentenas focalizadas y regulaciones a la movilización que propician el distanciamiento social, y un pequeño municipio del departamento de La Libertad, San José Villa Nueva, ha presentado un modelo científico de cuarentena inteligente, con el apoyo de un reconocido académico universitario.

Como era de esperar, la reacción natural de Bukele ha sido la de atacar y reclamar el atrevimiento de los gobiernos municipales y las comunidades organizadas de tomar acciones sin su «divina y suprema autoridad»,  también desató su ira descontrolada para insultar a un reconocido académico por el atrevimiento de pensar y crear una propuesta científica como herramienta en la lucha contra la pandemia. El sumiso Ministro de la Defensa también chilló que las fuerzas armadas y la Policía Nacional Civil no apoyarán ninguna acción contra la pandemia que no procediera de su Presidente, a quien ha jurado lealtad infinita.

La realidad es que a la población salvadoreña Bukele ya no puede engañarla, los ciudadanos ya han sufrido demasiado, 87 días de cautiverio inconstitucional, abusos de fuerza, familiares y amigos fallecidos, pérdida de sus empleos o pequeños negocios de subsistencia, comunicados oficiales llenos de insultos y mensajes para aterrorizar.

La pandemia de coronavirus sigue creciendo y golpeando a nuestro pueblo, Bukele no hace nada ni nos deja hacer nada para contener la pandemia, es claro que este pueblo no se quedará de brazos cruzados, haremos lo necesario para proteger a nuestras familias y seres queridos y con o sin Bukele, saldremos de este difícil momento, no hay amenaza o mentira que pueda detenernos y más pronto que tarde reconstruiremos lo conquistado.

7 de julio de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *