Mes Cívico: ¿No es patriota Bukele?

El presidente Nayib Bukele ignoró por completo el inicio del mes cívico en nuestro país y el resto de Centroamérica, en un hecho que arroja serias dudas sobre el patriotismo del mandatario y que, como acostumbra a decir la publicidad gubernamental, es histórico y no tiene precedentes en la vida nacional.

Han pasado más de 24 horas del comienzo de las fiestas patrias y Bukele no ha hecho la menor mención al principal acontecimiento de la historia salvadoreña e incluso se abstuvo de asistir a cualquier acto público en ocasión de la fecha.

El único acto oficial del gobierno fue presidido por el candidato a alcalde de San Salvador por el partido Nuevas Ideas, Mario Durán, quien se mantiene como ministro de Gobernación pese estar envuelto en la disputa por controlar la mayor municipalidad de El Salvador.

En la ceremonia, en el ex cuartel de la Fuerza Armada El Zapote, participaron también otros funcionarios del gobierno que buscan un puesto en la Asamblea Legislativa como diputados, como parte de la estrategia de Bukele de dominar el órgano legislativo.

Realmente, es la primera vez en nuestro país que un presidente de la república no le da la más mínima importancia al inicio de las fiestas patria, ni siquiera una mención en las redes sociales, en cuyo uso es experto e incluso se considera gobierna a través de una de ellas, Twitter.

Sin dudas, una extraña manera de hacer historia y una triste desconsideración con la patria y el civismo, que no puede justificarse con la pandemia de Covid 19.

En reflejo de la grave crisis institucional que vive El Salvador, el acto tradicional en la Plaza Libertad fue encabezado por el alcalde capitalino y rival en las elecciones de Duran, Ernesto Muyshondt, quien fue acompañado en la ceremonia por los presidentes de la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia, Mario Ponce y Armando Pineda.

Es repudiable que las rivalidades electoreras por el control total de los órganos del Estado de nuestro país venzan o sustituyan al patriotismo. Esa conducta no significa hacer historia, es anti histórica.

Fin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *