Otra victoria de la razón y el humanismo a favor de la justicia

Diputados de izquierda junto con legisladores de otras corrientes políticas superaron con  59 valientes votos el veto del presidente Bukele y el peso de la razón y la justicia impulsaron a la mayoría de los congresistas a reafirmar la necesidad de dotar de entrenamiento,  seguro médico y los equipos de protección necesarios al personal de salud para combatir la pandemia de coronvirus.

Pese al boicot de Bukele contra los trabajadores de la salud, negándose a propiciar condiciones seguras y dignas para luchar contra la pandemia,  los congresistas, escuchando el clamor del gremio médico y personal de salud,  reafirmaron su voluntad expresada  en el decreto 619 que obligaba al gobierno a equipar y respaldar apropiadamente al personal que arriesga sus vidas cada día en este difícil momento de nuestra historia.

Está victoria se dio pese la ridícula maniobra para suspender la plenaria bajo la ya desgastada amenaza de » riesgo potencial de contagio». Bukele, quien sigue sin entender el concepto de separación de poderes, tuvo el atrevimiento de «sugerir » suspender la plenaria.

Incluso envió equipos de fotógrafos y militares a la Asamblea  para investigar el riesgo potencial de contagio, nuevamente pensando que con armamento,  propaganda y prepotencia se combate la pandemia,  y sin considerar médicos o epidemiólogos o un inspector de salud.

Nuevamente nos preguntamos,  ¿dónde están los recursos?, ¿por qué Bukele se niega a garantizar la seguridad y protección  de los héroes que nos cuidan y luchan por nuestras familias en esta pandemia…

No parece haber respuestas,  posiblemente el presidente Bukele en su evidente ignorancia pretenda quemar nuestras casas para matar a los ratones…

Esta batalla contra la peor pandemia de este siglo XXI no la ganarán los militares y policías, sino los abnegados médicos, enfermeras y todo el personal de salud que atiende a los enfermos y prevén el contagio. Son la primera línea de defensa de la salud del pueblo y merecen todo el apoyo del Estado y la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *