Presidenciable del MAS-IPSP, favorito para seguir cambios en Bolivia

La Paz, 16 oct (Prensa Latina) El candidato a la presidencia de Bolivia por el Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Luis Arce, figura en todas las encuestas como favorito para ganar las elecciones generales de Bolivia.

Arce, sin renunciar a la docencia, llevó adelante su campaña política con miras a los comicios del próximo domingo 18, derivados del golpe de Estado perpetrado por sectores de la derecha y con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Economista, catedrático y político, de 57 años, fue ministro de Economía y Finanzas del 23 de enero de 2006 al 24 de junio de 2017 y, por segunda vez, desde el 23 de enero de 2019 hasta el 10 de noviembre de ese año, cuando renunció a su cargo en el contexto del golpe de Estado.

Interesado en hacer la transformación de la nación, junto a Evo Morales Arce puso en práctica políticas favorables para las empresas, que generaron un vigoroso crecimiento económico,y uno de las más reconocidas fue la transformación del sector gasífero y se encaminaba a la industrialización del litio.

Durante su gestión Bolivia se posicionó como la economía con la mayor reducción de la pobreza entre los países de América del Sur.

También en acumuló más de 15 mil 400 millones de dólares en reservas internacionales, uno de los niveles más altos del mundo por el tamaño de su economía, al tiempo que fueron contenidas las tasas de inflación.

Arce, estudioso del Marxismo-leninismo insiste en que ‘para lograr el salto al socialismo hay que desarrollar las fuerzas productivas’.

En su programa de Gobierno recuerda que el MAS-IPSP logró tener un país mejor al recibido, pero el proceso de transfomaciones no termina con los logros alcanzados porque esa fuerza política quiere avanzar hacia el ‘Vivir Bien’.

Luego de 13 años de Gobierno, Bolivia ya no es el país del año 2005, donde primaban las lógicas de exclusión política, económica, social y cultural, asegura.

Por el contrario, el país vivió un periodo de convivencia plena, reconociendo derechos y la identidad de todos sus habitantes, buscando la armonía con la Madre Tierra y el reconocimiento de su diversidad permitió el respeto, la valorización y la interacción de todas las culturas en la nación andino-amazónica, agrega.

‘La unión de indígenas originarios, campesinos, obreros, micro y pequeños empresarios, empleados, clase media e intelectuales permitió la nacionalización de los recursos naturales, la redistribución del ingreso y la reducción de la pobreza’, detalla la plataforma programática.

El camino de Bolivia no está en el ajuste neoliberal tal como enfocan los programas de centro derecha y derecha participantes en las elecciones 2020 bajo el molde del Fondo Monetario Internacional, afirma el documento.

Para Arce y su compañero de fórmula, David Choquehuanca, y el MAS-IPSP, el plan propuesto a consideración de la población refleja claridad en los objetivos a alcanzar ‘no porque refleje la sabiduría de unos cuantos, sino porque nace de la lucha histórica de los pueblos’, subraya el programa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *